Última Hora

Progresar o Morir por John DeFendis Mr USA

Se trata de la traducción de un escrito que el campeón de los 80s del siglo pasado, John DeFendis, escribió en su diario de entrenamiento en 1979, cuando él entrenaba con y bajo las órdenes del Mr America Steve Michalik.

El autor del artículo y su mentor Steve Michalik en 2013 y en 1988

Lo más importante es sin duda conocer algo de lo que hoy en día parece que todo competidor quiere buscar fuera, todos quieren que venga alguien y les motive, que den con el suplemento, el ejercicio, la rutina, la dieta, etc… que les haga de verdad mejorar y dar un salto adelante en su desarrollo físico.

Este texto no será popular en la era de la flojedad mental, donde cualquier cosa tiene la culpa menos uno mismo, que es el entorno el que tiene que cuidarnos y procurar sacar lo mejor de nosotros mismos… Qué equivocados estamos!

Este artículo/historia cayó en mis manos cuando yo era un adolescente y desde entonces he tenido claro qué era lo que hacía falta para mejorar. La paradoja es que aquí vas a encontrar la razón de por qué no mejoras realmente o no llegas a donde quieres en la vida. No solo es válido para el culturismo, es una perfecta explicación de por qué no triunfas en la vida como realmente quieres. El problema lo vais a tener cuando terminéis este texto… Porque la solución la habéis tenido siempre delante y no habéis querido verla…

La historia de la playa. Progresar o Morir

Por John DeFendis Mr USA

Cuando mi compañero de entrenamiento, el Mr América Steve Michalak, entrenaba los fuegos del infierno brillaban en sus ojos. El tipo era un animal!! Yo vivía cada momento despierto anticipándome al extenuante entrenamiento que venía por delante ese día, y me preguntaba como demonios podría ser capaz de sobrevivirlos.

Yo seguía un dicho de Friedrich Nietzche… «Lo que no te mata, te hace más fuerte». La clave era imaginarse cómo sobrevivir e incluso mejorar y crecer con esos entrenos. No era fácil al principio, pero yo estaba determinado a no dejarlos. Verás; yo también quería ganar el título de MR USA y reclamar un espacio en los libros de la historia. Yo no buscaba estar en forma. Yo quería ser el mejor. Sólo un hombre al año puede ganar ese título y yo lo quería de verdad! Si tú quieres ser un campeón tienes que hacer sacrificios. Muchos!

Michalik no sólo era un campeón , si no que era el Vince Lombardi del Culturismo (Vince Lombardi era uno de los mejores entrenadores del Fútbol Americano de la historia). Ganar a toda costa. Ganar significaba todo. Él siempre decía; «Entrena más allá del dolor.. y la muerte será tu única liberación. Tu potencial te perseguirá y vivirás una pesadilla permanente si nunca lo afrontas y alcanzas tus metas»:

Era un caluroso y soleado día de verano de 1979 y justo acabábamos de terminar un brutal entreno de 55 series de piernas. Si, es correcto…. 55 series!! Puede sonar estúpido y quizás pienses era sobreentrenar pero a los veinte años de edad yo tenía 63 centímetros de contorno en el cuádriceps rajados hasta el hueso. Piernas grandes, sólidas, musculares en un tiempo cuando Bill Phillips no podría probablemente pronunciar la palabra «creatina» e incluso antes de que alguien escuchara las palabras «hormona del crecimiento» !!

De cualquier manera.. el monstruo de los 118 kilos (Steve Michalik) me invitó a tomar algunos rayos de sol en la playa para la preparación para el inminente Mr USA que sería celebrado en algunas semanas en San Jose, California. De camino a la playa yo seguía preguntando a Michalik que iba a plenear para mi para ganar el campeonato de Estados Unidos. Qué debería de hacer y qué sacrificios tenían que ser hechos más allá de los que ya estaba haciendo? Steve permanecía callado. Él solo continuaba mirando por la ventana pero sin pronunciar una palabra.

Un rato después llegamos a la Playa Jones, puse mi toalla en la arena y me dirigí hacia el agua. Cuando llegué bastante lejos como para que el agua me llegara al pecho, miré hacia el sol en lo alto y pensaba sobre cómo disfrutaba sabiendo que el entreno de piernas había acabado. Ahora podría descansar un poco hasta que estuviéramos de vuelta en el gym para aniquilar los brazos en siete horas. Todo estaba así y de repente, sentí un enorme tortazo en la parte de atrás de mi cabeza que me hizo sumergirme de frente y alguien me tenía ahora agarrado por mi larga cabellera!! Era Steve y me agarraba agresivamente manteniéndome bajo del agua. Yo me resistí para sacar la cabeza por un momento. Me revolvía, tosía y volvió a sumergirme de nuevo. Michalik me permitía sacar la cabeza por un segundo, y entonces me empujaba de nuevo debajo del agua, una y otra vez. Francamente yo pataleaba y luchaba hasta que finalmente me fatigué, y fue entonces cuando fui empujado bajo las olas que llegaban. Michalik se volvió y salió del agua andando y se sentó con indiferencia en su toalla justo al borde de la orilla.

Mientras yo aún escupía mar salada e intentaba pillar aire, Steve empezó a gritarme como un loco » QUÉ PENSABAS MIENTRAS TE AGARRABA BAJO EL AGUA? QUE QUERÍAS? DIME!!! »

En ese momento yo estaba sin aliento, confuso, atemorizado, aún fuera de mi e intentando buscar palabras. Finalmente dije «Qué demonios te pasa? Estabas intentando sacarme de mis casillas ? Qué hice para merecer eso? Por qué hiciste eso?»

Una vez más el loco contestó: » QUE ESTABAS PENSANDO MIENTRAS YO TE AGARRABA BAJO EL AGUA? QUE QUERIAS? DIMELO? Contesté: Yo quería respirar joder! Quería coger aire!!

Steve me traspasaba con la mirada, con sus ojos fuera de si y entonces gritó: CÓMO COÑO QUERÍAS TOMAR AIRE, HIJO? CÓMO COJONES QUERÍAS TOMAR AIRE? Cuando lo miré con el miedo que aún tenía en el cuerpo, aún temblando, le dije : Quería ese aire por jodida necesidad pero por qué hiciste eso?. Steve continuó su razonamiento con estas profundas palabras : Bien niño, cuando tú realmente quieras ganar como querías tomar ese aire, entonces vuelve y búscame! Eso es lo que se necesita para que tú seas el mejor ! Eso es lo que necesitas para ganar el título de USA y llegar a ser un verdadero campeón!

Ese día marcó un punto y aparte que duró los siguientes años: Michalak como el demandante mentor y yo como el dispuesto a ser el saco de boxeo. Día tras día y semana tras semana empecé a crecer más y mejor. Los entrenos eran increíbles y yo los quería de esa manera porque sabía que era lo que hacía falta. Me mantuve creyendo sobre cómo yo quería la Victoria, cómo quería el título! Sin embargo, lo que Michalik me enseñó estaba más allá del entrenamiento. Él me inculcó una voluntad de ganar que casi era más de lo normal.

Vivía para entrenar, comer y dormir; y trabajaba para todos los lujos de la vida que consistían en un Chevy Vega modelo 1972 sin parachoques e interminables suministros de pollo, un apartamento en un sótano con un colchón en el suelo y un armario lleno de vitaminas. Comprendí el significado de la frase » más feliz que un cochino en un charco»

Porque mi estilo de vida podría haber sido miserable para muchos, pero para mi, yo estaba en la cima del mundo. Estaba haciendo lo que quería y escalaba hacia mi objetivo. Era, en resumen, más feliz que un cochino en un charco. No me importaba que me despertara a las cinco de la madrugada para comer claras de huevo para que así pudiera estar en el gym a las 6.30 am y no me importaba que me arrastrara en la última mitad del entreno como el gladiador de la escena de las carreras de cuadrigas de la película Ben Hur. Lo que importaba era el hecho de que yo estaba entrenando con Mr USA y que aunque él estuviera mental y físicamente apaleándome día tras día, yo mejoraba increíblemente.

Mis biceps de 46 cms estaban ahora por encima de los 50 y mi pico aumentaba por horas. Las mancuernas que una vez yo usaba para los presses inclinados pesados eran con las que hacía el calentamiento para ejercicios como Curl de mancuernas y elevaciones laterales.El entrenamiento de Intensidad o Aniquilación era una rutina como el entrenamiento por las mañanas. Cada vez que alguien decía que no podíamos hacer algo, esto nos inspiraba para hacerlo de cualquier manera. Batimos records en entrenos que nunca imaginé que fuera posible de hacer! Curls con mancuernas de 45 kilos… elevaciones laterales con 40 kilos… entrenamientos de 60 series para espalda. Nuestras vidas podrían haver sido llevadas al cine por la frase que hizo famosa Walter Gagehot (un famoso ensayista y periodista inglés) «Un gran placer en la vida es hacer lo que la gente dice que no puedes hacer» .

Fue en ese momento en el que mis padres se dieron cuenta de que yo estaba poseído por Michalik. Ellos lo despreciaban por convertirme en una máquina viviente de comer, respirar y entrenar. Ellos intentaron mantenerme apartado pero era demasiado tarde. Una vez que entendí que esas largas sesiones de entrenamiento eran la llave de mi progreso, no había nada encima de la Tierra que pudiera apartarme del gimnasio. Nada. ABSOLUTAMENTE NADA !!

JOHN DeFendis
Traducido por Jose Maria Garcia

Era 1977, Richard Dreyfuss ganó el premio al mejor actor, los Yankees de Nueva York ganaron las series mundiales, una barra de pan costaba sólo 30 centimos y un pequeño de 18 años John DeFendis estaba aprendiendo el método más masoquista de entrenamiento en su búsqueda para llegar a ser un campeón de Culturismo. Verás, yo era un adolescente que había entrenado durante ocho años y compitió en nueve preparaciones sin haber conseguido llevar a casa ni un solo trofeo. En mi determinación para triunfar me sucedió haber tomado que pudo afectar enormemente a los siguientes quince años de mi vida. Elegí entrenar con el Mr America Steve Michalik.

Bodybuilder Steve Michalik

El Gimnasio de Steve

Todo empezó un día cuando decidí hacer un viaje al gimnasio donde tantos así llamados, campeones, entrenaban. El gimnasio de Mr América. Este no era el centro de fitness tan familiar y normal. Las paredes estaban pintadas de negro y las máquinas de rojo, todo reminiscencia de una vieja cámara de tortura gótica. Había una jeringa de dos palmos en la pared encima del mostrador dentro de una placa que decía: «Mensaje del día: SUBE LA DOSIS! » La señal diaria en la hoja era también acompañada de una jeringa pero con una bolígrafo insertado, para usarlo para firmar.

Entré y pregunté para hablar con el mismo Mr America. Este fue mi primer error, Steve Michalik no era tu típico dueño de gimnasio. A éI no le importaba el negocio, ni cuidaba no herir los sentimientos de cualquiera. Como prueba del hecho, Steve Michalik realmente no le importaba nada que no fuera el entrenamiento. Aún hoy yo no sé lo que significa entrenar para los simples mortales. Ningún tipo de entrenamiento tenía un nuevo significado. Después de todo, la frase preferida de Steve era «Entrena más allá del dolor y la muerte te liberará.»

El dependiente del gym me señaló hacia un área de la sala que estaba acordonada y dijo: » Steve está allí entrenando pero yo no le molestaría si yo fuera tú!». Bien, Mr Dependiente del Gym, tu no eres yo, pensé para mi mismo. Después de todo yo era un aspirante a campeón que había quedado quinto en el reciente campeonato de adolescentes local y me imaginé que Steve podría estar contento de hablar conmigo. Bien nuestro encuentro fue algo así: » Hola Steve, soy John DeFendis y me preguntaba si…»

Ni terminé la frase cuando este tipo se transformó en una especie de Hulk. Deseé haber llevado una cruz o una estaca de madera para dirigirla hacia su corazón porque esa podría haber sido la única manera de prevenir lo que iba a pasar seguidamente. Él tiró las mancuernas, estaban a punto de darme en los pies y empezó a gritarme histéricamente: «Voy a matarte si no sales cagando leches de aquí. Te daré una patada en el culo. Sal de aquí y no te acerques nunca mientras yo esté entrenando!”

Hablando a Mr. America

En ese momento, tuve la impresión de que nunca podría ser bienvenido aquí y me figuré que debería desaparecer. Así que me fui. Mi entusiasmo por triunfar en el Culturismo era mucho mayor que mis ganas de seguir viviendo, así que después esa misma tarde volví al gimnasio para buscar más problemas. Esta vez, estuve merodeando por fuera y mirando adentro por la ventana cuando sentí una mano en mi hombro. Cuando me volví, estaba cara a cara con mi peor pesadilla, me di cuenta de que sus hombros parecían melones, y sus biceps me recordaron pomelos enormes. Era él, Mr America.

Como yo me quedé quieto allí esperando llevarme la bronca, me miró directamente a los ojos y me dijo: «Qué es lo que quieres? Y dímelo rápido porque tengo que pillar una comida.» Le contesté: «Quiero convertirme en un campeón, como tú. Quiero ser Mr America. Pensé que tal vez tu podrías entrenarme para hacer esta meta realidad.» Steve replicó: » Oh tu quieres llegar a ser un campeón? Qué te hace pensar que tu posees las cualidades que se necesitan para llegar a ser campeón? Antes de que pudiera contestarle, Michalik continuó: » Vale Crack Mr Campeón, ven a verme aquí mañana a las cinco de la madrugada y veremos si tu tienes las pelotas para entrenar como un campeón. No llegues tarde eh, campeón… No llegues tarde».

Al día siguiente yo estaba como un crío que va a la tienda de caramelos. Estaba emocionado por ser capaz de entrenar con Mr America. Esta era mi oportunidad. Entré deprisa en el gimnasio esperando a ver Steve esperando allí para explicarme los fundamentos de su entrenamiento para mi. Pero en lugar de esperarme él ya estaba en medio de un intenso entrenamiento. Enormes gotas de sudor caían de su frente y tenía esa mirada que era hipnótico casi, atemorizador.

Cuando él terminó su serie, dejó caer el peso y lentamente se giró hacia mi. «Son las 5.05 y llegaste tarde. Sal cagando leches de mi gimnasio y no me hagas perder el tiempo!» dijo. «Sal de aquí ! Vuelve mañana a las 5.00 justyas y te daré otra oportunidad.» El día siguiente yo estaba allí a las 5.00 am- Había sólo un problema, no había ninguna señal de Steve Michalik. Me senté en el bordillo esperando. Fueron las 6.00, luego las 7.00 y finalmente las ocho.

Steve por último apareció y abrió el gimnasio a las 9.00 Cuando salió de su coche dije «Esto es una mierda, dónde demonios has estado?» Bueno, eso no fue exactamente lo que dije, sino que fue algo así como «lo siento señor Michalik por venir cuatro horas antes para el entreno. Podemos entrenar ahora?» Steve solo abrió la puerta del gym y murmuró algo sobre que hoy era su día de descanso y que podríamos retomar el entreno a las cinco justas de mañana si yo tenía los cojones de aparecer.

Una vez más quedé decepcionado. Esa noche no conseguí dormir mucho porque estaba convencido de demostrar que yo era duro e indestructible. La siguiente mañana yo estaba en el gym a las 4.45 am y Steve apareció justo después. Él me preguntó si yo pensaba que había entrenado duro. Me reí entre dientes y con coraje le dije: » Yo entreno más duro que nadie!» Steve se rio un poco para si mismo y me dijo: » Bien, señor Campeón, entonces pongámonos a ello.»

El entreno del infierno en la Tierra

Steve empezó a preparar diferentes máquinas de entreno. Después de situar estratégicamente mancuernas sobre un número de bancos y máquinas, acordonó la zona con una gruesa y larga cuerda. Más tarde a esas zonas acordonadas en nuestros entrenos las llamé » el infierno en la Tierra». Eran donde toda la acción tomaba lugar. Michalik me hizo creer que éramos gladiadores que iban a la lucha. La zona acordonada representaba la zona de lucha y podrías salir como un guerrero triunfador si soportas el dolor y sobrevives a la batalla.

En mi camino a la Victoria hice varios viajes para el trono de porcelana… En otras palabras, vomité hasta el fin. Me obligaba a hacer una serie de ejercicios sin descanso, hasta que tuve que hacer una pausa en el aseo. En lugar de hacer repeticiones forzads me encontré a mi mismo haciendo series forzadas. Me obligó a hacerlas. Después de una semana de estos tortuosos entrenos me vi tumbado en una cama de hospital tratando de recuperarme de un cuerpo vacío y roto.

Aprendí mi primera lección. No intentar seguir a Michalik, él es biónico. Como tuve tiempo acotado intenté pensar qué fue lo que salió mal. Michalik estaba diciendo a todos lossocios del gym que yo era mentalmente débil y que debería intentar el badminton o el cricket. Esto me puso furioso y me puso más determinado a demostrar a este cyborg que yo tenía lo que hacía falta para llegar a ser un campeón.

Ganando el Mr USA

Asi que el día después de salir del hospital volví al gym y justo en la cara de Michalak le dije valientemente » Lo que no me mata solo me hace más fuerte!» Fue entonces cuando llegamos a ser un equipo. Nos animábamos uno a otro a alcanzar el cielo y movernos entre las estrellas. Mi nave había llegado y yo estaba viajando hasta mi objetivo. Ganaría el título de Mr New York, entonces el America del Este, America del Oeste y finalmente el Mr USA.

Pero en mi búsqueda hice cada sacrificio durante el camino. Los entrenos eran brutales y mi nombre llegó a ser sinónimo con la frase «Progresar o morir » la gente a veces se preguntaba si mis entrenamientos eran increíblemente intensos o si eran considerados insanos. Nunca hacíamos menos de 40 series para cada parte del cuerpo y a veces tantas como cien series para una sola parte.

Cuando mi compañero de entrenamiento, el Mr América Steve Michalak, entrenaba los fuegos del infierno brillaban en sus ojos. El tipo era un animal!! Yo vivía cada momento despierto anticipándome al extenuante entrenamiento que venía por delante ese día, y me preguntaba como demonios podría ser capaz de sobrevivirlos.

Yo seguía un dicho de Friedrich Nietzche… «Lo que no te mata, te hace más fuerte». La clave era imaginarse cómo sobrevivir e incluso mejorar y crecer con esos entrenos. No era fácil al principio, pero yo estaba determinado a no dejarlos. Verás; yo también quería ganar el título de MR USA y reclamar un espacio en los libros de la historia. Yo no buscaba estar en forma. Yo quería ser el mejor. Sólo un hombre al año puede ganar ese título y yo lo quería de verdad! Si tú quieres ser un campeón tienes que hacer sacrificios. Muchos!

Michalik no sólo era un campeón , si no que era el Vince Lombardi del Culturismo (Vince Lombardi era uno de los mejores entrenadores del Fútbol Americano de la historia). Ganar a toda costa. Ganar significaba todo. Él siempre decía; «Entrena más allá del dolor.. y la muerte será tu única liberación. Tu potencial te perseguirá y vivirás una pesadilla permanente si nunca lo afrontas y alcanzas tus metas»:

Sobreviviendo a los entrenamientos

Era un caluroso y soleado día de verano de 1979 y justo acabábamos de terminar un brutal entreno de 55 series de piernas. Si, es correcto…. 55 series!! Puede sonar estúpido y quizás pienses era sobreentrenar pero a los veinte años de edad yo tenía 63 centímetros de contorno en el cuádriceps rajados hasta el hueso. Piernas grandes, sólidas, musculares en un tiempo cuando Bill Phillips no podría probablemente pronunciar la palabra «creatina» e incluso antes de que alguien escuchara las palabras «hormona del crecimiento» !!

De cualquier manera.. el monstruo de los 118 kilos (Steve Michalik) me invitó a tomar algunos rayos de sol en la playa para la preparación para el inminente Mr USA que sería celebrado en algunas semanas en San Jose, California. De camino a la playa yo seguía preguntando a Michalik que iba a plenear para mi para ganar el campeonato de Estados Unidos. Qué debería de hacer y qué sacrificios tenían que ser hechos más allá de los que ya estaba haciendo? Steve permanecía callado. Él solo continuaba mirando por la ventana pero sin pronunciar una palabra.

Un rato después llegamos a la Playa Jones, puse mi toalla en la arena y me dirigí hacia el agua. Cuando llegué bastante lejos como para que el agua me llegara al pecho, miré hacia el sol en lo alto y pensaba sobre cómo disfrutaba sabiendo que el entreno de piernas había acabado. Ahora podría descansar un poco hasta que estuviéramos de vuelta en el gym para aniquilar los brazos en siete horas. Todo estaba así y de repente, sentí un enorme tortazo en la parte de atrás de mi cabeza que me hizo sumergirme de frente y alguien me tenía ahora agarrado por mi larga cabellera!! Era Steve y me agarraba agresivamente manteniéndome bajo del agua. Yo me resistí para sacar la cabeza por un momento. Me revolvía, tosía y volvió a sumergirme de nuevo. Michalik me permitía sacar la cabeza por un segundo, y entonces me empujaba de nuevo debajo del agua, una y otra vez. Francamente yo pataleaba y luchaba hasta que finalmente me fatigué, y fue entonces cuando fui empujado bajo las olas que llegaban. Michalik se volvió y salió del agua andando y se sentó con indiferencia en su toalla justo al borde de la orilla.

Mientras yo aún escupía mar salada e intentaba pillar aire, Steve empezó a gritarme como un loco » QUÉ PENSABAS MIENTRAS TE AGARRABA BAJO EL AGUA? QUE QUERÍAS? DIME!!! »

En ese momento yo estaba sin aliento, confuso, atemorizado, aún fuera de mi e intentando buscar palabras. Finalmente dije «Qué demonios te pasa? Estabas intentando sacarme de mis casillas ? Qué hice para merecer eso? Por qué hiciste eso?»

Una vez más el loco contestó: » QUE ESTABAS PENSANDO MIENTRAS YO TE AGARRABA BAJO EL AGUA? QUE QUERIAS? DIMELO? Contesté: Yo quería respirar joder! Quería coger aire!!

Steve me traspasaba con la mirada, con sus ojos fuera de si y entonces gritó: CÓMO COÑO QUERÍAS TOMAR AIRE, HIJO? CÓMO COJONES QUERÍAS TOMAR AIRE? Cuando lo miré con el miedo que aún tenía en el cuerpo, aún temblando, le dije : Quería ese aire por jodida necesidad pero por qué hiciste eso?. Steve continuó su razonamiento con estas profundas palabras : Bien niño, cuando tú realmente quieras ganar como querías tomar ese aire, entonces vuelve y búscame! Eso es lo que se necesita para que tú seas el mejor ! Eso es lo que necesitas para ganar el título de USA y llegar a ser un verdadero campeón!

Ese día marcó un punto y aparte que duró los siguientes años: Michalak como el demandante mentor y yo como el dispuesto a ser el saco de boxeo. Día tras día y semana tras semana empecé a crecer más y mejor. Los entrenos eran increíbles y yo los quería de esa manera porque sabía que era lo que hacía falta. Me mantuve creyendo sobre cómo yo quería la Victoria, cómo quería el título! Sin embargo, lo que Michalik me enseñó estaba más allá del entrenamiento. Él me inculcó una voluntad de ganar que casi era más de lo normal.

Vivía para entrenar, comer y dormir; y trabajaba para todos los lujos de la vida que consistían en un Chevy Vega modelo 1972 sin parachoques e interminables suministros de pollo, un apartamento en un sótano con un colchón en el suelo y un armario lleno de vitaminas. Comprendí el significado de la frase » más feliz que un cochino en un charco»

Porque mi estilo de vida podría haber sido miserable para muchos, pero para mi, yo estaba en la cima del mundo. Estaba haciendo lo que quería y escalaba hacia mi objetivo. Era, en resumen, más feliz que un cochino en un charco. No me importaba que me despertara a las cinco de la madrugada para comer claras de huevo para que así pudiera estar en el gym a las 6.30 am y no me importaba que me arrastrara en la última mitad del entreno como el gladiador de la escena de las carreras de cuadrigas de la película Ben Hur. Lo que importaba era el hecho de que yo estaba entrenando con Mr USA y que aunque él estuviera mental y físicamente apaleándome día tras día, yo mejoraba increíblemente.

Mis biceps de 46 cms estaban ahora por encima de los 50 y mi pico aumentaba por horas. Las mancuernas que una vez yo usaba para los presses inclinados pesados eran con las que hacía el calentamiento para ejercicios como Curl de mancuernas y elevaciones laterales.El entrenamiento de Intensidad o Aniquilación era una rutina como el entrenamiento por las mañanas. Cada vez que alguien decía que no podíamos hacer algo, esto nos inspiraba para hacerlo de cualquier manera. Batimos records en entrenos que nunca imaginé que fuera posible de hacer! Curls con mancuernas de 45 kilos… elevaciones laterales con 40 kilos… entrenamientos de 60 series para espalda. Nuestras vidas podrían haver sido llevadas al cine por la frase que hizo famosa Walter Gagehot (un famoso ensayista y periodista inglés) «Un gran placer en la vida es hacer lo que la gente dice que no puedes hacer» .

Fue en ese momento en el que mis padres se dieron cuenta de que yo estaba poseído por Michalik. Ellos lo despreciaban por convertirme en una máquina viviente de comer, respirar y entrenar. Ellos intentaron mantenerme apartado pero era demasiado tarde. Una vez que entendí que esas largas sesiones de entrenamiento eran la llave de mi progreso, no había nada encima de la Tierra que pudiera apartarme del gimnasio. Nada. ABSOLUTAMENTE NADA !!

Ah, el gimnasio, el gym de Michalik. Sin clases de aerobic. Sin máquinas de cardio. Sin sauna, chorros o piscina. Sin squash!! Solo grandes máquinas de acero negro y bancos con acolchado en rojo praa recordarte las viejas cámaras de tortura. Cuando vienes al gimnasio de Mr America para entrenar, había solo un camino, una velocidad. Muy rápido y muy duro.

The Gym

La fachada y el patio delantero eran regados varias veces al día para limpiar desayunos y comidas olvidadas. Este era la verdadera Mecca del Culturismo., un templo para reventarse entrenando. No había ninguna cinta de ejercicio de Tony Little en estas paredes. SI tú no entrenabas duro eras ridiculizado o debería decir echado a patadas por la puerta trasera. Las medallas eran ganadas por cuantos entrenos podías soportar y tú valías solo por cómo de malo era tu último entreno. Eras respetado no tanto por tu físico si no por lo duro que podrías entrenar.

Steve no aceptaba ninguna tontería. Un día un tipo con ELS/EED (Exagerada expansión Dorsal) entró a entrenar y Steve le paró y le dijo que tenía que pagar tres meses por adelantado. El tipo dijo; » si, lo que sea. Traeré el dinero la próxima vez.” y siguió entrenando. Steve buscó en los cajones de su despacho, cogió un martillo y salió por la puerta de entrada.

Oh chico, pensé. «Esto a ser bueno. Tengo que verlo, cuando andaba para la entrada exterior del gimnasio, vi a Steve andando hacia el Corvette del tipo y golpeó las luces delanteras. Justo cuando el tipo llegó corriendo, Steve empezó a destrozar la ventana del pasajero . El tipo estaba chillando frenéticamente: «Para!! Que alguien llame a la policia. Qué demonios estás haciendo a mi coche? » Steve despreocupadamente lo miró y le dijo, » está bien ahora. Estamos en paz. Puedes ir a entrenar.”

Cuando miro atrás me doy cuenta de que estaba viviendo en un ambiente muy malsano. Mi moral y actitud estaban distorsionadas por culpa de las filosofías de Steve. Comprar 13 kilos de pollo para completar mis requerimientos de proteína era más importante que pagar la exagerada renta del alquiler del apartamento. Era mucho mas importante estar a tiempo para el entreno que para el trabajo. Si alguien entrenaba con nosotros y el terminaba en el hospital (lo que pasaba varias veces) ni siquiera lo visitábamos además pasábamos de él por su debilidad física y mental.

Cuando me siento aquí y pienso sobre el pasado, tengo una cosa para añadir al dicho de Friedrich Nietzsche, » Lo que no te mata solo puede hacerte más fuerte» Y así es so esto te mata entonces tu no deberías de haber empezado a entrenar con nosotros.

Parte 3

Dolor! Dolor!! Dolor!!! Por que es eso así, en una vida llena de sufrimiento y complicaciones, algunos tomamos esto para nosotros mismos para buscarnos más dolor? Cuando me siento y miro atrás a la era de Michalik, no es difícil de entender por qué yo querría hacerme esa tortura. Mi perseveranza que surgía del deseo de ganar, el deseo de llegar a ser un campeón. Todos lo tenemos enterrado en algún lugar dentro de nosotros. A veces creamos excusas para nuestros quehaceres. Pero no hay excusas. Un campeón es un campeón, y nunca sucumbirá a los obstáculos que se le presenten en el camino.

En el gym del Mr. America’s. Michalik resalta a través del suelo una juego de 37 kilo para las aperturas inclinadas. Conozco la rutina. Tres bancos, tres ejercicios, todas las series al fallo. Superseries sin parar que pateaban los culos. Steve empieza con casi 135 kilos en la máquina Smith para el Inclinado. Entonces cambiaba al segundo banco para completar una serie de aperturas inclinadas y finalmente. Pullovers atravesados en banco con una mancuerna de 43 kilos.

Él se movía metódicamente como un robot en una misión. Yo podía verle por fuera de mi ángulo de visión en mi camino a las aperturas inclinadas. Él es indestructible, pero no puedo retrasarlo o perder un momento porque en unos minutos él hará el circuito detrás mía y me humillará. Me doy cuenta ahora de que no he estado entrenando en ese nivel desde que dejé el gimnasio de Michalik hace algunos años. En el tercer circuito de ejercicios me siento cansado y empiezo a tener pánico . Solo cuando el miedo empieza a apoderarse de mi, MIchalik grita » vamos, mírate! Eres un patético trozo de mierda. Qué demonios has estado haciendo este par de años? Sentado sobre tu culo comiendo nachos….

Oh, hombre, me siento enfadado e intento encontrar la energía y las pelotas para cambiar mi cuerpo en algo mejor. En este punto debería haber perdido mi cabeza porque recuerdo gritar: «Vamos! Entiérrame si piensas que puedes .. Sólo intenta llevarme al hospital de nuevo. Tú serás el próximo saliendo de la ambulancia Señor Campeón! Oh mierda,» No puedo creerlo. Esas palabras saliendo de mi boca; empiezo a sonar como un clon de Michalik.

Cuando me siento aquí y recuerdo ese momento, me pregunto cuantas células cerebrales se perdieron de mi cabeza cuando nací. Demasiadas para contarlas, supongo. » Masoquista, nombre y condición en la cual el sujeto disfruta siendo herido o humillado.» Masoquista – John Defendis. Michalik estaba en lo cierto. Yo era un chico impetuoso y estúpido. Pero en este momento yo era un chico impetuoso y estúpido que iba a tener la paliza de su vida.

Mis patéticas afirmaciones alimentaron al loco. Su cara deformada expresaba su rabia y furia que podrían haber dado escalofríos a Freddy Krueger. El me agarró y me tiró hacia la máquina de contractor de pecho.

Entonces él frenéticamente empezó a correr colocando varios selectores en varias máquinas del gimnasio. No me dio tiempo a pensar que iba a pasar. Predije dolor y sufrimiento por delante.h

Estratégicamente él situó los selectores en las placas de pesos, cinco. La primera serie podría ser con todas las placas y como yo llegaba al fallo en cada peso, Steve me haría hacer un par de repeticiones forzadas con cada peso. El dolor era insoportable. Quería dejarlo después de la tercera serie de bajada pero sabía que no era una opción. Dejarlo era morir. Se sentía como si hubieran pasado horas por entonces cuando finalmente terminé las series, pero solo habían sido minutos. Ahora era el turno del Maestro. Y

Yo podía disfrutar seguidamente los momentos que venían ahora. Su dolor era ahora mi alivio y felicidad. «Sadismo Nombre derivado del placer por inflingir dolor a otros». «Sadista – John DeFendis y Steve Michalik.» Michalik las ejecutaba repetición a repetición. Él hacía parecer fácil al principio pero empezaba a gesticular cuando empezaba la segunda serie. Después de sus repeticiones finales en cada serie, rapidamente yo sacaba el selector de la placa de manera que él no perdía un segundo de descanso. Yo quería matarlo así que pudiera ir a casa como ganador. Vale, tal vez yo pudiera haber sido feliz solo siendo capaz de permanecer vivo y de una pieza.

Antes de que pasara mucho me encontré de vuelto en la máquina. » Segundo round que viene» gritaba Michalik. Yo sabía que allí serían cinco circuitos. Este era uno de los favoritos de Steve. Él no estaría contento hasta que yo no pudiera mover más. Quería enseñarme una lección por aniquilación. Finalmente, yo completé mi última serie del los circuitos. Recuerdo susurrarme a mi mismo «Sácame de esta jodida máquina».

Normalmente había un público de entrenadores quierosercomo Michalik alrededor, esperando ver si yo fallaría o lo dejaría. En todos los años que Michalik entrenaba con aspirantes a campeón, habían solo un selecto pocos que podían mantener aquello. La mayor parte de ellos estaban en habitaciones aisladas en hospitales mentales. Si te acercabas lo bastante podías incluso oirles gritar.» Más no. No puedo hacer otra repetición, déjame ir a casa ahora1

“El entrenamiento Progreso o Muerte” no era solo un método de entrenamiento que me permitiría llegar a ser un campeón, sino que era un momento que no podía y no sería repetido. Era una era cuando la mayor parte de los culturistas confiaban en entrenamientos explosivos y animalísticos para coger tamaño y crecer fuertes. Los Culturistas usaron la nutrición y vitaminas para hacer progresos y suplementaban con mínimos esteroides con el objetivo de sobrevivir a los entrenos torturadores.

Ahora,m con drogas como la Hormona del Crecimiento y el IGF-1 accesibles, los culturistas de hoy están llorando por sobrentrenar consistentemente. Ahora, con el uso y abuso de esteroides siendo corriente, me siento ue las quejas de sobreentreno por un «Campeón» joven, fuerte y sobrecargado está injustificado. Pero esa es solo mi opinión. Y todos tenemos derechos a tener una opinión, o no es así?

Pasando rápido a 1982 estoy sentado en mi patio trasero en mi nueva casa, leyendo Muscle & Fitness. Estoy ahora casado, siendo algo más maduro, y mi situación me ha llevado desde Nueva York a la soleada Arizona. El artículo que estoy desarrollando is sobre el inminente campeonato de USA y incluye dos de mis fotos. El pie de una de mis fotos dice: » John DeFendis un terror del Este, está ahora viviendo en Phoneix , Arizona y está lanzado como un meteoro hacia los USA 1982 con masa construida por medio de 40,50 o incluso 75 series por parte corporal.

Estaba emocionado por la prensa halagadora pero debo de admitirlo, esto crea una presión indebida causada por el miedo a un posible fallo. Inmediatamente corrí dentro de la casa y llamé a Michalik, le dije mi preocupación. Una vez más me di cuenta de que cometí un gran error llamándole. Él ladra a través del teléfono » Que tú sientes presión? Tienes miedo de fallar y perder el campeonato? Bastardo sin pelotas! Tienes dos opciones. Puedes dejar el culturismo y cambiarte al golf o puedes volar de vuelta a Nueva York y recoger tus cojones donde los dejaste y entrenar para el evento conmigo.»

Michalik ha hablado una vez más y puedo sentir un golpe de nauseas subiendo desde mi estómago. En este momento procedo a explicar a mi buen amigo el señor Michalik que mi esposa y yo no podemos afrontar el pago de un vuelo a Nueva York y al mismo tiempo perder seis semanas de trabajo. Su voz se vuelve incluso más alta y empieza a sonar como un psicópata que se ha ido completamente fuera de control . » John, Realmente quieres ganar? Debo insistir en que elijas si quieres perder o si vas a hacer lo que sea para ganar los USA?.» Dudó por un segundo y entonces me pregunta, » Tú tienes una televisión?» Le contesté con un si no sabiendo a donde me llevaría esto. Entonces Steve preguntó » Tú tienes un aparato estéreo?» En este momento me sentía como un defensor que estaba siendo llevado a una mala posición de juego, pero una vez más le dije a Steve, » Tengo un stereo pero qué tiene que ver esto con ganar un campeonato?».

En este momento Steve gritó al teléfono, «Vende tu jodida televisión y vende tu jodido estéreo y haz lo que tengas que hacer para cumplir tus objetivos! Cualquiera puede tener una televisión y un estéreo pero solo un pequeño puñado de personas tienen la genética para ganar uno de los más importantes títulos en Culturismo. Los objetos materiales no sirven una mierda! Ahora tienes que tomar una decisión. Quieres ser un campeón o quieres mejor estar en casa y ver a los campeones reales en tu bonita televisión en color?»

En este momento realmente no necesitaba responderle porque Steve y y o sabemos qué estaba pasando. Él tenía demasiada influencia en mi. Así que pedí prestado el dinero para el viaje. El vuelo Delta 228 estaba programado para dejar el aeropuerto de Phoenix a las 7.30 am . Podría ser un largo vuelo y no llegaría hasta el aeropuerto Kennedy hasta las 4.45 pm. Al menos sería capaz de conseguir algo de descanso entre el momento que dejé Phoenix y el entreno de mañana.

Sentado en mi incómodo y estrecho asiento del avión, temerosamente adiviné lo que pasaría por delante. Afortunadamente el avión llegó a Nueva York a tiempo. Eso era bueno. Al mismo tiempo Steve estaba esperándome en la terminal. Eso era realmente bueno. Desgraciadamente, su ropa no era apropiada para la ocasión. Esto era realmente malo. Llevaba una sudadera vieja rota con una camiseta sin mangas por debajo y unos pantalones muy viejos con un agujero gigante en la zona de la rodilla. Por alguna extraña razón tenía la sensación de que este iba a ser un día muy largo para mi.

Steve no pedió nada de tiempo. Su cálido saludo fue algo así como esto: «Vamos, viste tu culo ya. Tenemos que entrenar pecho, espalda y hombros y aún tenemos que tomar dos comidas más hoy.» «Pero Steve» repliqué , » Acabo de salir del avión y me siento como si tuviera un importante jet lag. Podemos empezar mañana?» su cara se transformó y sus ojos empezaron a salirse fuera. Así que antes de que él hablara, de mala gana me comprometí a mi entreno pesadilla post vuelo. Al mismo tiempo llegué a la enfermiza conclusión de que hubiera deseado de que mi vuelo hubiera perdido la ruta…

El viaje en coche desde Kennedy hasta el gimnasio tomó aproximadamente 45 minutos. En ese lapso de tiempo se escucharon solo cuatro palabras. Steve dijo; » Espero que estés listo». Asentí y me di cuenta el estaba en una misión. Sabía que el quería probarse una vez más que él era indestructible y que el tenía las capacidades de aniquilar a cualquiera en su camino. Esto era su marca, Michalik había mandado más gente al hospital que el Huracán Andrew y el terremoto de California juntos.

En cuanto llegué al gimnasio Mr America, noté que nada había cambiado desde que yo lo había dejado tres años antes. Un socio había sido también obligado a firmar con la jeringa/bolígrafo y la atmósfera seguía siendo totalmente pura. Ningún hombre de negocios o señoras por allí. Solo lunáticos masoquistas. Cuando entré por la puerta me encantó ver viejos amigos acercándose a mi con sus brazos desnudos. Ellos reflejaban los viejos días y expresaban sus felicitaciones sombre los cumplidos sobre mi en todas las revistas.

Por un segundo casi me sentí importante y orgulloso. Pero antes de que o empezara a disfrutar mi gloria, todo acabó de pronto. Michalik gritaba a través del gimnasio «Hey, Prima donna, no escuches su mierda lame culos. Vete al diablo y ven aquí, veremos si tu tienes lo que hace falta para ser campeón. Mirando a tu patética condición física estoy empezando a tener la impresión de que has estado desperdiciando el tiempo arrancando cactus allí en Arizona.”

En este momento, sabía que estaba listo para afrontar el mayor desafío de mi vida., y más que nada, me encantaban los desafíos. Me imaginé que yo podría hacer mi motivación más fuerte así que le dije a Steve. » No soy un crio, nunca más, así que no creas que esa actitud va a intimidarme, vengo de hacer de 3.000 millas para mostrarte de lo que estoy hecho. y voy a intentar hacer solo eso. Así que para de desperdiciar mi tiempo y vamos, al rock and roll! » Michalik me miro como si no lo creyera. Cuando terminó de acordonar la zona de entreno, me dijo severamente » Tu, amigo mio, vas a morir».

Era 1997. Bill Clinton estaba siendo demacrado en la Sala Oval mientras yo me reventaba las pelotas terminando una malnacida serie de Remo con barra. Todos tenemos nuestras prioridades! En este día en particular mi prioridad era acabar con los dorsales. Estoy sobre los 120 kilos, duros y serios. Mientras hago mi última repetición y me encamino al Remo Sentado en cable para más tortura, oigo un puto grito » Hey tú, no toques eso! No hemos acabado”

Me giré y veo dos tipos usando doo rags (como pañuelos piratas que se hicieron célebres entre los culturistas) en su cabezaI viniendo hacia mi con sus dorsales abiertos, actuando como aguilillas. El más grande y más inchado de de los dos que no podía pesar más de un pavo y noventa centimos, esta usando una camiseta que dice «Lo mayor lo que uso… Lo más pequeño, lo que tú pareces.» Con una sonrisa de complacencia en su rostro, me mira directamente a mi y me dice: Si, viejo, estamos haciendo superseries. No toques eso!» Viejo? Este quiero ser Punk me ha dicho viejo? Ok me encantaría tener el tiempo para darle una patada en el culo pero las prioridades son las prioridades y justo ahora tengo que acabar mi rutina de espaldas primero.

Cuando finalicé una serie de remo en máquina. Miré a lo lejos y vi a estos dos tontos haciendo curl de concentración en el cable del remo bajo. La misma máquina donde yo quería hacer mis remos. Aparte del hecho de que ellos estaban perdidos acerca de la técnica del ejercicio, estaban también usando un peso cinco veces más pesado de lo que ellos podrían, y estaban haciendo trampas tan malamente que parecía un remo a un brazo en lugar de curl a un brazo. Esto me jodió porque ellos podrían haber perdido el tiempo n alguna de las otras 30 máquinas de cable en el gimnasio en lugar de perjudicarme en mi entrenamiento programado.

De cualquier manera después de acabar mi entreno y estar listo para irme, me fui para el dúo dinámico de nuevo. Sin dudarlo les dije que si ellos querían crecer y conseguir grandes resultados, necesitaban agarrarse a los ejercicios básicos, usar una técnica adecuada y entrenar duro. El señor «No estoy lo bastante hinchado respondió con un «Hey, puedes saber lo que funciona para ti, pero yo sé lo que funciona para mi» En ese momento supe que estaba hablándole a dos gilipollas que lo sabían todo, así que me fui. La mañana siguiente fui para hacer hombros. Cuando estaba casi listo para empezar noté a Batman y a Robin de nuevo. Esta vez, para mi sorpresa y disfrute noté que ellos estaban calentando también hombros. Y entonces les dije, Hey tios queréis hacer un poquito de hombros conmigo hoy? »

El tipo pequeño respondió con un «No, tenemos nuestra propia rutina y podría ser demasiado descanso para tres personas.» Pero antes de que me fuera noté que el grande, el hinchado apartó al pequeño y se rio entre dientes. Entonces dijo: «Si, no nos importa darle caña a uno que ha sido bueno, Hagámoslo !En este punto ya no podría hacer nada por ellos, pero recuerdan la escena de la película Carrie cuando ellos preparaban una broma para ella en el baile de graduación y ella termina asesinándolos a todos. Sentí como un verdadero ángel vino a insuflarme toda la fuerza de mis entrenos anteriores.

Iba a destrozar a estos malditos bastardos! Empecé el entreno muy lento y ligero. La idea era darles a estos dos idIotas la confianza para creer que ellos realmente tenían una oportunidad de hacer esto. Elegí un par de mancuernas de 9 kilos y ejecuté 20 elevaciones laterales..Entonces me giré hacia Batman y le dije vamos… 20 repeticiones. El respondió con «Eso es amablemente flojo, o no? Le dije: sólo hazlo y sé paciente. Completó su serie y el tipo pequeño agarró las mancuernas de 9 kilos, yo agarré las de 11 kilos, así que solo había tiempo para que descansar uno solo. Completé 25 repeticiones! Yo era un buitre esperando solo a que estos dos enterados mordieran el polvo. Continué con la tragedia, 13 kilos para 30 repeticiones, 15 kilos para 35 repeticiones, 17 kilos para 40 repeticiones!! En la serie de 30 el pequeño parecía que hacía encogimientos de trapecio. Perdí a Batman en la de 35, sacó solo 14 repeticiones y se le cayeron al suelo.

“No había pasado demasiado después cuando noté que los dos se habían escabullido al baño. Inmediatamente fui al mostrador de entrada, agarré el micrófono e hice el siguiente anuncio en el sistema de altavoces. Atención; Mutt y Jeff! Por favor salid del baño ya! No hemos terminado aún de hacer hombros! ”

En ese momento les dije que podríamos bajar el ritmo un poquito y empezar pesado. Agarré las mancuernas de 20, 25 y 30 kilos y on un estilo poco estricto sacamos 12 repeticiones con cada peso. Los dos paquetes volvieron a las de 25 y 20 kilos pareciendo reventados. Después t de que terminamos las elevaciones laterales, propuse una triserie de más elevaciones laterales, cable laterales y laterales en máquina. Empecé haciendo 12 en cada una y antes de no demasiado había hecho el circuito completo y estaba esperando para que los «chicos» terminaran para poder coger el peso. No había pasado mucho cuando los vi a los dos escabullirse al baño. Qué monos! Pensé… estos dos van a hacer manitas y vomitar juntos.

Inmediatamente fui al mostrador de entrada, agarré el micrófono y hice un anuncio en el sistema de altavoces de nuevo: Atención Mutt y Jeff! Por favor salir del baño ahora! No hemos acabado de hacer hombros! En realidad estábamos empezando el meollo del entreno. Finalmente no queriendo perder mi congestión fui a recuperar a mis buenos colegas del baño. Cuando entré noté que el pequeño de los dos estaba tirado en el suelo en la zona de la ducha, completamente vestido, con el agua cayendo encima de él. Comprendí que estaba reventado. No había mucho que pudiera hacer para devolver al pequeño bastardo a la vida…

Justo entonces oí a Batman que se secaba dentro de una ducha. Empujé abriendo la puerta y le dije que estaba perdiendo mi congestión y que necesitaba que cogiera su culo de grasa y volviera al gym para terminar el entreno. Copié la cita de la película Rocky 3 » Tenemos más que hacer Mick! No se ha acabado.. Tenemos que hacer más!! » Finalmente a través de la humillación que era capaz de hacerle a Batman conseguí que volviera. Le dije que no se preocupara porque estábamos haciendo solo elevaciones laterales. Cuando dije eso el estúpido gilipollas medio sonrió mostrando un poco de vómito cayéndole de su mejilla! Qué tonto! Pensé. No entiende que esos laterales eran solamente la parte fácil del entreno de hombros? Preparé un banco para hacer presses de hombros pesados sentado con mancuernas. Cuando me giré vi la cara de pavor en la cara de Batman. Él dijo: » Nosotros no vamos a hacer presses, o si?» Solo sonreí y cogí las mancuernas de 45. Lentamente saqué doce repeticiones estrictas esforzándome en las últimas.

Cuando terminé, el sapo de Batman me miró sin creérselo no sabiendo qué mancuernas coger para él. Murmulló, «normalmente suba a 36 kilos asi que pienso que debo usar 27 kilos» Yo sonreí ladinamente. No tenía ni idea de lo que él estaba hablando. Cogió las de 27 kilos y ni siquiera pudo llevarlas a los hombros, le dije que a lo mejor quería ir más ligero, entonces agarró las de 22 kilos y las colocó pero apenas pudo hacer dos repeticiones antes de que chocaran con su cabeza.

Las cogí para que no le dañaran su ya dañado cerebro. Quería asegurar que no se dañara a si mismo porque yo no lo estaba torturando al jodido tonto. Le dije que aunque las mancuernas de 18 kilos eran la mitad de peso que el «viejo solía» estar usando estaban esperándole para su serie. Él ejecutó una serie muy torpe y patética de seis repeticiones pero yo no esperaba más de él.

“Dos series más tarde. Él volvía a la ducha del cuarto de baño a revisar su desayuno.”

Después de todo, yo había presenciado esta misma escena tantas veces con tontos que habían intentado entrenar con Michalik y conmigo. Después de que terminara, agarré las mancuernas de 50 kilos y completé 8 duras e intensas repeticiones. Después él repitió sus repeticiones ganadoras de una premio de la academia para su última serie. Dos series más tarde estaba de vuelta al baño para revisar su desayuno. Sonreí, terminando mi entreno y volví a casa a comer. Aunque lo divertido fue que nunca volví a ver a esos dos gilipollas en mi gimnasio de nuevo. Me sentí mal? Diablos no! Por qué? Porque cada día veo a machos alfa que no han aprendido como entrenar duro en el gimnasio. Estos son los tios que llevan los doo-rag, que usan todas las drogas y andan por el gym como si fueran dioses. Ellos podrían en lugar de abusar de las drogas, comer bien y entrenar duro. Ellos son los quieroser del mundo.

Ellos quieren todas las recompensas pero no quieren poner su esfuerzo. Me encantan estos tipos. Estos son los tios que me mantienen joven, fuerte y motivado. No hay nada mejor en el mundo que darle una patada en el culo a estos gilipollas dándoles caña en el gym. Estos son los tios que hacen que mi vida valga la pena!

Estar de pie en el escenario es una mierda… incluso cuando gané el Mr USA. Nunca fue sobre el campeonato. Era siempre en el entrenamiento. Mi batalla era con las barras y las mancuernas y mi campo de batalla era el gym. Mi triunfo era batir records con los pesos y las máquinas sobrepasando cualquier cosa que yo y cualquier otro había alguna vez hecho en el gym antes. Sintiendo mis manos agarrar la fría barra y pensando que mover un cuarto de tonelada de acero era una pasada que solo unos pocos experimentarían.

Cada día me encuentro con gente que me pregunta si competiré alguna vez. Poco entienden que yo compito todos los días. Cada vez que levanto un peso compito contra mi mismo. Me esfuerzo en levantar más en menos tiempo con mejores resultados. Eso es lo correcto… Se trata del entrenamiento! Piensa la gente realmente que estar de pie en un escenario en los USA era la sensación de mi vida?

Yo me quedaba de pie sintiendo debilidad, cansado y deshidratado. Estaba allí esperando para que algo pasara que justificara los 20 años que había invertido en el deporte. Las bodas y fiestas perdidas, los cumpleaños y vacaciones donde yo comí pollo y arroz en lugar de un pastel de cumpleaños, apenas pagando las deudas y las relaciones perdidas debido a mi objetivo de ganar un campeonato.

Entonces el siguiente día llegó y caí en la cuenta… era todo por el entrenamiento! Las rutinas de 40 o 50 series que me dejaban exhausto pero orgulloso.

Orgulloso de la intensidad y esfuerzo que me llevaba en cada entrenamiento y en cada serie. Podría soñar con nuevas metas y volver día tras día. Me encanta el sentimiento de fuerza y potencia y el aspecto de un cuerpo saludable y fuerte.

La verdadera emoción del Culturismo no estaba en el campeonato encima del escenario sino la emoción venían de los entrenos intensos y las ganancias que fueron hechas en el gimnasio. Haciendo sentadillas con 200 kilos para 40 repeticiones hasta el suelo, calentar con 150 en el press inclinado para 30 repeticiones, o hacer 50 series de curl de biceps con barra y sesenta series de trabajo pesado de espalda.! Eso es de lo que realmente se trata… el entrenamiento.

De pie en el escenario no puede rivalizar con el sentimiento que tengo de tener seguidores que viajan desde Bélgica y Holanda a Florida solo para presenciar uno de los entrenamientos de piernas de la rutina de triunfar o morir. Eso fue la cima de la grandeza! Mostrar a los europeos que teníamos más pelotas que nadie que ellos hayan visto! Recuerdo ese día como si fuera ayer… cuatro de ellos habían pedido sillas de la oficina y las habían colocado alrededor de la jaula de sentadillas, la prensa y la zona de tijeras. Se sentaron allí murmurando como si fueran asistiendo algo como una obra de teatro, creanlo o no! Como les podríamos decepcionar! Como no podríamos poner el 110% en cada repetición y cada serie? Entrenamos como putas máquinas listos para afrontar cualquier desafío.

Eso está bien…. el entrenamiento lo era todo y era bastante para mi para asegurarme de que nadie lo hacía mejor!! Mejoré en mi fama de ser uno de los más duros culturistas entrenando en el país. Eso significaba mucho más para mi que estar de pie en un escenario con un ridículo trozo de tela puesto en frente de un puñado de tipos que nunca entrenaron que estaban allí para juzgarme! Eso estaba bien… Qué le dio a Peter Potter el derecho de juzgarme? Levantó él alguna vez un maldito peso antes ? No parecía así!

Hasta hoy me arrepiento de que ellos dejen a alguien asi juzgar mi físico! Cuando me siento aquí y recuerdo me doy cuenta que siempre fueron los duros entrenos y la disciplina lo que me llevó a mover aquellos pesos y terminar esas series. Todo el mundo siempre me decía que yo estaba sobreentrenando. Ellos siempre decían que yo me quemaría y no duraría. Me siento aquí y me rio cuando pienso sobre los 34 años que he estado entrenando. Estoy aún entrenando y me siento genial. Peso 120 kilos y en forma a los 44 años.

Todavía moviendo con pesos que podrían romper a tipos de 20 años que están usando cada droga que se ven en los libros. Intentando de mil demonios para motivar a los más jóvenes y hacerles comprender que el éxito viene del trabajo duro y la dedicación.

Qué más podría pedir?

Felizmente casado, exitoso en mis negocios y aún entrenando como un loco! La mayor parte de la gente que lea esto pensará que estoy loco… No estoy loco… solo feliz de ser capaz de hacer lo que me encanta y hacerlo con pasión. .. ENTRENAR ENTRENAR ENTRENAR… y motivar a otro para ser mejor de lo que pueden ser!

“El Heavy Duty de los Mentzers , entrenos de una o dos series fue la norma porque vivimos en un mundo lleno de vagos hijos de puta.”

Siempre creí en los entrenos de alto volumen e intensos. Los entrenamientos que fueron originados por campeones como Arnold, Tom Platz y Serge Nubret. Desgraciadamente los entrenamientos de alto volumen nunca llegaron a ser populares. El Heavy Duty de los Mentzers, entrenos de una o dos series fue la norma en un mundo lleno de vago hijos de puta! Todo el mundo compró esa mierda. Media hora de entrenamientos así que ellos podían tener más tiempo para hacer el vago. Con todo el debido respeto a Mike Mentzer y sus seguidores…Por qué no se había entrenado así durante los últimos años y estaba en la peor forma de su vida antes de su triste y trágica muerte?

Si el sistema Heavy Duty fuera desarrollado para prevenir el agotamiento por qué estaba en agotamiento los últimos 20 años ? Por que era que la gente abrazara cada artículo que había escrito antes de su muerte y muchos de ellos adoptaron el sistema del Heavy Duty?

Es un fenémeno que me ha asombrado a mi esta el día de hoy. Se han ido ya los gimnasios de entrenamiento realmente duro. Los gimnasios que estaban envueltos en la atmósfera de sanfre, sudor y vísceras. Esos gimnasios han sido sustituidos por los centros familiares de Fitness, RIchard Simmons y por las jodidas máquinas de vibración para abdominales. Echo de menos los gladiadores y los guerreros que una vez entrenaron tras las paredes del gimnasio de Mr America de Nueva York. Echo de menos las competiciones que teníamos en el gimnasio para ver quien entrenaba más duro y quien no llegaban a sus coches después de sus entrenamientos.

Echo de menos los gimnasios que estaban cargados con barras y mancuernas, vacíos de máquinas de cardio. Máquinas de cardio? Bicicletas, cintas de correr, máquinas de subir escaleras? De ninguna manera… si no existían!! Después de todo … durante nuestros entrenos nuestros corazones estaban latiendo más rápido que Ringo Starrs durante sus conciertos para los Beatles. No necesitábamos gastar tiempo haciendo cardio… Ya estaba hecho. No podría ser mejor.

Viviamos para entrenar y entrenábamos para vivir…
y nos encantaba cada minuto de ello!
Todo era el entrenamiento!
Y para mi… lo sigue siendo!!

“No tienes más grande sensación sobre la Tierrra que el sentimiento de que tú has hecho todo lo humanamente posible para llegar a tener tus metas y vivir tu sueño!”

Atlantic City 1987: las luces eran brillantes y a todo lo que mirase parecía que sólo veía gente apostando. Black Jack, Poker, Máquinas tragaperras, Dedos y la Ruleta. Nunca fui demasiado de apostar. Eso es probablemente el por qué yo entrenaba tan duro cada año pero nunca me presenté para el gran día. Quería ganar el USA o los Nacionales y llegar a ser PRO pero no podía sobrellevar el riesgo de estar de pie en el escenario si no era con el el título absoluto y el trofeo.

No, las apuestas fueron demasiado altas y preferiría no arriesgar a perder. Era más fácil observar a los otros y excusarme a mi mismo con promesas de futuras victorias. Recuerdo ese día como si fuera ayer. Mi buen amigo Alex pagó mi vuelo para los Nacionales en Atlantic City, Nueva Jersey. Tal vez, él pensó que podría inspirarme a competir de nuevo y de ir detrás de mi sueño de llegar a ser PRO. Después de todo, era casi cinco años después desde que yo mostré mi pose de vacío, mi marca de clase, frente a una audiencia.

Lo que hizo interesante el día fue el hecho de que mi estuve bebiendo cerveza con mi compinche, Walter. Walter no podía creer que yo estuviera bebiendo y me reveló que pensaba que me estaba llevando por el mal camino. John DeFendis bebiendo cerveza? Yo nunca bebía cerveza. Lo más cercano que he estado del alcohol era un Shirley Temple o una Piña Colada. Pero este día era diferente. Estaba bebiendo para escapar de la realidad y la realidad era que yo estaba contemplando lentamente cómo mi sueño se desaparecía. Otro año estaba pasando por el lado y otro campeón estaba apunto de recoger el trofeo que yo pensaba merecer.

Yo era la zorra en la fábula de Esopo “La zorra y las uvas.” Veis que la zorra quería las uvas tanto que seguía saltando para tirarlas abajo de la parra. Sus intentos fueron inútiles y finalmente cayó al suelo extenuada y sin las uvas. Sabiendo que nunca iba a probar el sabor tan dulce de las uvas, se volvió vengativa y negativa. Cuando yacía en el suelo miraba arriba y decía ·Quien quiere esas uvas, podridas y amargas de todos modos!»

Cuando estábamos sentados en la segunda fila con Alex y Walter, yo criticaba a los competidores del escenario con palabras mal envidiosas. Continué diciendo «Mira a sos tipos del escenario…ellos no tienen nada. Probablemente hipotecaron sus casas y malvendieron sus coches solo para pagar la comida, suplementos y el vuelo. La mayor parte de ellos van a irse a casa con los bolsillos y los sueños vacíos! »

Me soplé otra cerveza y continué diciendo que yo nunca cometería ese error de nuevo. Mientras me ahoga en mi dolor interior intenté de convencerme de que estaba contento siendo tan solo un aspirante. Quien necesitaba esto? Por qué podría querer meterme en los rigores del entrenamiento para un campeonato solo para ganar un título? Incluso mejor aún… Por qué querría yo jugar y tener una opción para perder en frente de miles de espectadores? Era mucho más fácil estar sentado con mi Budweiser en la mano mientras me reía de los competidores. O estaba riendome realmente de mi mismo por no perseguir mis objetivos y darme cuenta de realizar mis sueños?

El próximo día me desperté con una sensación de nauseas e inquietud. Me dije que esto era la reseca de mi escapada de cervezas, pero lo sabía bien. Sabía que esto era mucho más serio que eso. Sabía que tenía que hacer y comprendí que no podría ser capaz de vivir conmigo mismo hasta que yo persiguiera y ganara el USA.

Volví a Florida y cuidadosamente planee los siguientes ocho meses con mi vista puesta en ganar los USA de 1988. Tenía que ser un plan sin punto débiles. Sin errores, sin inexactitudes, sin remordimientos! Aunque el campeonato fuera a ser celebrado en Las Vegas renunciaría a jugar… Sabiendo que yo debería de estar en mi mejor versión y minimizar cuaIquier posibilidad de perder. Sacando mi cabeza fuera de mi culo!

Sabía la rutina bien. Despertar a las 5:00 am, cocinar seis comidas, meterme algo de café negro que pareciera barro con la mitad de un melón y un Animal Pak. Entonces ir a la guerra. Cada entreno era un testimonio agotador del esfuerzo que pudiera pasar para ganar el USA y hacer realidad mi sueño. Después de todo era 1998 y el sobrentrenamiento no existía. Estábamos en la era del sistema de Triunfo o muerte con 40,50 o 60 series por rutinas.

Un típico entreno de piernas consistía en un circuito sin para de sentadillas con 180 kilos, prensa con 550 kilos,y unas extensiones de piernas en una máquina que parecía como si estuviera en sus últimos días por ir tan cargada de tantas repeticiones con el selector enterrado en la placa de abajo! Entonces hacíamos peso muerto con las piernas rígidas, flexiones de piernas de cien repeticiones seguidas seguidas de veinte minutos de tijeras fuera, alrededor del centro comercial con cien libras en nuestras espaldas. (El gimnasio estaba conectado a un centro comercial)

Por qué todos los clientes contemplaban incontables veces a nuestras caídas, y entonces se agolpaban y continuábamos nuestro circuito? Sentían lástima por mi?

Si lo sentían, yo nunca lo entendí así porque yo estaba viviendo mi sueño… Yo estaba viviendo el mejor momento de mi vida porque sabía a dónde iba. No necesitaba a nadie sintiendo lástima por mi porque yo estaba en la cima del mundo. Nadie iba a ganarme porque me aseguré de que yo iba más allá de todos los límites antes de que mis competidores pudieran intentarlo por si mismos. Yo vivía y moría en ese gym cada entrenamiento y cada día!

No, No había mayor sensación sobre la Tierra que el sentimiento que tienes cuando sabes que tu has hecho todo lo humanamente posible para conseguir tus metas y vivir tu sueño!

Vivo mi sueño y continúo poniéndome metas y teniendo nuevos sueños. Eso es de lo que trata la vida….

Siendo el mejor en todo lo que decides hacer y no conformarte con la segunda plaza. Las Vegas es la capital del juego del mundo…. Me encanta Las Vegas con ese calor, esa noche de verano seca en julio de 1988…. Pero yo nunca tuve tiempo para apostar. Solo entré e hice mi trabajo and salí. Tu sabes… nunca fui un jugador.

Últimos Tweets

  • It seems like you forget type any of your Twitter OAuth Data.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies