Última Hora

Editorial Fisicos21.com: El criterio de las Bikini Fitness

Editorial F21.com: El criterio de las Bikini Fitness

Hace ya 5 años esta categoría vino a iniciar un repunte en la cantidad de mujeres dedicadas a la competición en el deporte del Culturismo. Pero para muchos esta categoría sigue sin ser comprendida en su totalidad…

Este verano está batiendo todas las marcas de calor que muchos recordaban en su tiempo de vida. El que no fuera el más caluroso para mi memoria me hacía pensar que ya tenía yo una pila de años en mis espaldas…Una vez la tarde había vencido ese día a las altas temperaturas (algo que no pasaba todos los días en agosto) intenté aparcar el coche en las inmediaciones del gimnasio. Seamos sinceros, en verano era bastante fácil, así que no me supuso mucho tiempo dirigirme ya a la puerta del gimnasio que tenía esos escasos escalones que te hacían de verdad, estar dentro de la recepción.

Segundos antes de subir, miré a la izquierda y rápidamente a la derecha, al no advertir a nadie aceleré el paso para subir las escaleras rauda y fugazmente.

– Hola José María!

Aún me quedaba un escalón de los 4 y visualicé mi rodilla en el aire justo en el momento de oír ese saludo. Antes de bajar el pié miré hacia la voz y vi a una de las chicas que hizo un curso conmigo de profesor, Ana. Cerré los ojos y me dije «Hoy tampoco es el día de entrenar quillo…».

– Hola Ana.
– Te estaba esperando! Me dijo Inma que estarías al llegar.

Miré a Inma que, situada detrás de la barra del mostrador, me mostraba una sonrisa amplia que contenía cierto halo de ironía, al modo de » te pillaron otra vez, José». Y yo le igualé el gesto con otra señal que sólo ella entendería «qué le vamos a hacer.,.».

– Hola Inma
– Hola José, Ana llegó cuando yo estaba abajo en la sala liada.

Es decir, se me pasó avisarte de la sorpresa. Bueno. No recordaba que fuera especialmente fogosa preguntando en el curso que tuvimos, así que aventuré una entrevista corta.

– Bueno, pues tú dirás Ana.
– Verás, quería preguntarte por un par de cosas pero nada sobre el curso que estuvo bastante bien por cierto. Era para ver si había posibilidad de que fueras mi preparador para competir.

Uffff, se acabó lo de la visita corta. Al menos no podía quejarme esta vez para poder escoger qué excusa poner para no tener que entrenar hoy…

– En fin, como veo que tenemos que hablar largo vamos a tomarnos alguna cosa, está aquí al lado y por cierto, pagas tú, vale?
– Claro, no hay problema!

Saliendo a recorrer los apenas 50 metros que separaban la puerta del gimnasio de la de la cafetería recordé que Ana tenía antes menos pecho, o eran cosas mías? Apenas contaba 25 años, guapa y en forma era bastante concienzuda en todo lo que hacía, recuerdo incluso que hizo un examen bastante mejor que decente.

– Hola, Arturo! Una coca cola Zero por favor.

Me giré para ver la cara de Ana y esta respondió enseguida:

– Para mi un café con leche y edulcorante.

Una vez sentados, ya me confirmé a mi mismo que el pecho de Ana había crecido bastante más de lo que la recordaba. Supongo que fue culpa mía o simple casualidad pero comenzó hablándome diciendo:

– Me he operado el pecho, Jose. Ya llevo un buen tiempo y aunque siempre he querido dar el paso a competir es ahora que ya tengo los implantes puestos cuando me atrevo a hacerlo con garantías.
– Perdona que te interrumpa Ana. Pero me estás queriendo decir que si no te hubieras operado el pecho, no competirías?
– Bueno, si… no? Todas las competidoras que conozco que ganan tienen implantes.
– Siento no estar de acuerdo contigo, puedo decirte varias campeonas mundiales y continentales de varias modalidades que no las tienen operadas.
– Ahh si. Puede que si. Pero es que yo quiero salir en Bikini.
– Ay, ay, ay! Era precisamente en Bikini en la modalidad que estaba pensado cuando te decían que no ganan por estar operadas. En este deporte existen una serie de «leyendas urbanas» que luego desgraciadamente no nos afectan a los que somos jueces. Una de ellas es que los implantes son obligatorios. Es más grave aún, que yo recuerde el reglamento sólo los tiene en cuenta para que, si son excesivos y rompen la proporción corporal, penalicen.

Ana tenía los pechos bastante grandes, pero ella también lo era. De esta forma me di cuenta de que ella no estaba en el grupo de las que podrían sufrir esa penalización. Aunque conocía casos que eran de psicoanálisis para la que se los había puesto y para la persona que los había implantado…Ella se miró de reojo sus pechos mientras oía lo que le decía.

– No te preocupes que no parece que te hayas puesto nada perjudicial bajo esta premisa que acabo de decirte…
– Mira Jose. Yo siempre he querido tener un pecho más considerable porque con este estilo de vida acabé perdiendo casi todo lo poco que tenía. Pero ahora que me dices esto, de verdad que no acabo de creerlo puesto que todas las que recuerdo están operadas.
– Podría darte bastantes nombres, pero voy a intentar explicártelo de otra manera. Los jueces analizamos el cuerpo de las competidoras bajo varios parámetros pero desde luego no nos dedicamos a valorar el tamaño del pecho por si mismo si no en un contexto general. A veces resulta que un cuerpo tiene curvas que de manera natural ofrecen una figura muy femenina y que en esta categoría del Bikini Fitness (ese es su nombre reglamentario) es su estructura ideal donde haya caderas, no excesivas (más anchas que la anchura clavicular o de hombros) que tengas una cintura bien estrecha y que haya cierta forma en general en X. Y ahí el pecho sólo es un aditamento más. Por ponerte un ejemplo, imagina una chica que sea recta de caderas y cintura, por mucho pecho que tenga eso no puede arreglar el problema de estructura e imagina al lado otra que tenga curvas en caderas, cintura diminuta y una anchura de clavículas correcta. Quien crees que tendría más fácil ser valorada mejor?

Me miró a la cara con cara de no querer aceptarlo. Pero moviendo la cabeza afirmativamente, lo entendió. Quizás no esperaba esa respuesta pero no podía decirle lo que en ocasiones he oído de preparadores.

– Yo sólo pensaba que podrían penalizar los tatuajes.
– Bueno, también las imperfecciones de la piel, no sólo tatuajes. Y claro, un tatuaje que impida ver el físico, no una rosita en el pie o el tobillo. Un pecho enorme hace perder la proporción y la línea de continuidad natural que siguen las formas del cuerpo humano. Por ejemplo, los implantes de glúteos si están lógicamente penalizados y más cuando son obvios y rompen esa natural continuidad entre las formas del cuerpo humano. Aunque he de decirte que he visto implantes de glúteo que pasan inadvertidos y no rompen esa línea natural del cuerpo y por lo tanto puede decirse que «cuelan» para los jueces ya que no se distinguen ni las cicatrices de la intervención. De hecho sólo puedo suponer que son implantes porque alguien me jura o me perjura que esa persona está operada. Y claro está, de una suposición en estos casos no suele producirse esa penalización.

Me miró fijamente a los ojos y me dijo bien a las claras:

– Pero en realidad entonces qué se valora en el bikini Jose.
– Pues evidentemente el físico. Pero no pienses que sólo el físico. Y cuando hablo de físico me refiero también a la belleza facial.
– Si, eso si lo he oído. Pero pienso que es parte del look completo que se pide y lo entiendo.
– Pues yo a veces no dejo de pensar que aún comprendiendo eso, me cuesta poner una persona que tenga peor el físico por delante que otra que lo tenga mejor porque sea guapa en este deporte del culturismo… pero ese es otro tema…
– Es lógico. Se busca una imagen total y ahí también interviene el atractivo.
– Y tú ves entonces normal que una chica más guapa que tú pero con algo peor físico te gane?
– Bueno, supongo que también me puede pasar al revés, y si entro en esta categoría es para aceptarla entera, tal y como es, no para intentar cambiarla.

En eso, Ana tenía más razón que nunca… Cuantas veces había oído quejas de competidoras que pierden competiciones ante chicas que son bellísimas pero sólo cuando les tocaba a ellas… Mientras ellas ganaran a otras por lo mismo, nunca se quejaron… En fin, forma parte del juego, el quejarse sólo cuando le toca a uno mismo.

– Te veo muy al día de lo que se pide en general. No tengo que decirte por tanto que demasiado músculo no es bueno, especialmente cuando hay bastante separación muscular, o demasiada definición, cuando se ven claramente los bordes o separaciones musculares, inserciones, densidad muscular, venas o vascularización excesiva porque si se permite algo en brazos y hombros.
– Pero en las PROs hay de todo. Chicas que no tienen tamaño ninguno y otras que parecen casi Bodyfitness.
– Y es cierto. Dentro del ideal del físico Bikini, una chica con formas, tono muscular consistente pero que no ralle en la separación muscular, vascularidad y excesivo tamaño; hay aproximaciones a ese ideal que dependen más de los factores físicos corporales, donde se tolera algo más del tamaño medio, incluso del tono muscular y hay quien se aproxima más por su desenvolvimiento en la escena, su presentación, pose, seguridad en si misma. Porque todos estos factores suman, recuérdalo no sólo el cuerpo. No sólo el físico.
– Es decir, que hay factores corporales, otros faciales, otros de presentación (peinado, bikini, avalorios) y además el comportamiento y desenvolvimiento en el escenario.
– Pues si. Y no es que esos factores no importen en otras modalidades del culturismo, si no que lo hacen en una proporción mucho menor comparado con el Bikini, aunque incluso teóricamente no se tienen en cuenta, pero el inconsciente si lo tiene presente aunque no queramos. En ocasiones cuando veo que algunos preparadores o competidoras se quejan de imágenes en fotos, tuerzo el gesto porque no entienden de qué va esto completamente…

Cuando parece que todo ya le encajaba más o menos. Empezó a elevar la cabeza. Era ahora más consciente de lo que parece que se busca en esta modalidad aunque claro está, debería de madurar toda esa información y estar más o menos segura del paso que quería dar.

– Y ahí no queda todo – insistí- Hay un factor más que entra en juego. El concepto de Bikini que se pide tiene gente que ha nacido para esto y otras que no. Si tú verdaderamente estás en el primer grupo lo sabrás porque quedarás por delante de atletas con mayor madurez física, si no lo tienes en 3-4 campeonatos no dejarás de estar fuera del podium, lo normal es que puedas mejorar como competidora pero nunca llegarás a ser del primer grupo. Por mucho que quieras ponerte tetas, gastarte dinero en un Bikini de mil euros, tener al mejor preparador del mundo y ser la persona más sacrificada del mundo.

Se tiene o no se tiene.

José María García García

 

Últimos Tweets

  • It seems like you forget type any of your Twitter OAuth Data.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies